Innovación en empresas: los beneficios de aplicar las “metodologías ágiles”

01 de marzo de 2019

El concepto nace en la industria del ‘software’, cuando las organizaciones de este sector se dieron cuenta que, debido a la forma tradicional de trabajar, sufrían un enorme retraso en la entrega del producto final.

El crecimiento y la competitividad empresarial en los mercados demandan que las organizaciones vayan a la vanguardia del siglo XXI, prueba de ello es  la llegada de la transformación digital a las empresas, que permite el ingreso de nuevas herramientas que las ayudarán a innovar.

Empresas tan grandes como Google, Facebook o Microsoft basan su éxito en la innovación, ya que les permite brindar servicios  y productos con mayor calidad y costos reducidos. Para lograrlo, han modificado sus procesos a través del uso de las metodologías ágiles.

¿Qué son las metodologías ágiles?


Más que una metodología, se trata de una filosofía que abarca formas distintas de trabajar y organizarse, tiene como objetivo desarrollar productos y servicios de calidad que satisfagan las necesidades de clientes, cuyas prioridades cambian a una velocidad cada vez mayor.

Se trata de realizar un prototipo de mejora continua donde se planifica, crea,  testea, comprueba y mejora el servicio o producto. Todo el proceso debe realizarse de forma rápida y constante, con tiempos de entrega muy reducidos, evitando las generalidades para centrar toda la atención en el objetivo principal.

Ventajas y beneficios

Conoce los principales beneficios de poner en práctica las metodologías ágiles en tu empresa:

  • Mejor calidad del producto: La relación cercana entre desarrolladores del producto y clientes busca que la versión final del producto sea precisamente lo que el cliente necesita.
  • Equipos comprometidos: Los empleados se sienten partícipes del desarrollo del producto y como cada equipo tiene una función asignada, las responsabilidades directas sobre ellos ayudan a que todos quieran dar lo mejor de sí.
  • Mejoran la satisfacción del cliente: Hay productos que sufren de mejoras constantes, suman versiones nuevas de ellos en tan solo meses y es aquí donde el cliente participa de los logros y progresos de los productos. Involucrar a los clientes suma información y experiencia de forma ágil.
  • Ahorro de tiempo y costes: Este desarrollo ágil permite trabajar de una forma más eficiente y rápida, se cumple de forma estricta con el presupuesto y los tiempo de entrega pactados.
  • Retorno de inversión en menor tiempo: Precisamente gracias al feedback constante con los clientes, el desarrollo del producto final se alcanza en plazos menores, lo que nos permite lanzar al mercado un producto de forma más rápida y con la seguridad de estar cumpliendo con la satisfacción de las expectativas de los clientes.
  • Aumento de la productividad: Asignar mejor todos los recursos, de forma dinámica y con retroalimentación constante, mejora la producción de la empresa.

Si deseas innovar en tu empresa o contar con mayor información para implementar este tipo de metodología, no dudes en contactarte con la Oficina de Innovación PUCP o también puedes escribirnos aquí, a nuestro portal de soluciones tecnológicas.