Noticias
11/06/2018

“Las bolsas biodegradables no son la solución”

Se ha popularizado su uso en supermercados; sin embargo, las bolsas biodegradables nunca llegan a descomponerse del todo.

contaminacion-por-plasticos

Los plásticos componen hasta el 95% de la basura marina que puede ser consumida por aves, peces y otros seres vivos; muchos de los cuales pueden llegar a nuestras mesas.

Juan Carlos Riveros, Director de Ciencias de OCEANA, habla sobre qué medidas debemos tomar ante la contaminación por plásticos.

¿Cuáles son los principales residuos que se encuentran en el mar?

Sería genial decir que son los peces o tortugas marinas, pero a primera vista lo más frecuente son los puchos de cigarro y también pedazos de plástico, no unidades sino un montón de bolsas plásticas, botellas, tecnopor y diversos materiales ya fragmentados en pequeñas partículas.

El problema del plástico, es que es generado por las malas costumbres que tenemos, con el manejo inadecuado de residuos y la falta de políticas efectivas. Asumimos que la basura que botamos desaparece por arte de magia y es importante que conozcamos su proceso, ¿hacia dónde va?, al océano, a donde la lleve el viento.

¿Qué tipos de bolsas existen?

Hay muchos tipos de bolsas plásticas según su composición. Se habla de las ya conocidas bolsas biodegradables, que se descomponen mediante la acción de bacterias, transformándose en nutrientes, dióxido de carbono y agua.

Dentro de las biodegradales, se distinguen diferentes tipos:

– Las bolsas oxo-biodegradables, estas tienen un aditivo que acelera su degradación al entrar en contacto con el oxígeno, y, al igual que las convencionales, tardan muchos años en degradarse si no encuentran condiciones ideales para ello.

– Las bolsas compostables necesitan ser tratadas en una planta o relleno sanitario para ser degradadas en menor tiempo, pero muchas veces terminan en la basura común.

¿Las bolsas biodegradables son una solución a la contaminación por plásticos?

Las bolsas biodegradables no son la solución. Se ha popularizado su uso en supermercados, pero nunca llegan a descomponerse del todo. Estas bolsas necesitan condiciones particulares de luz y temperatura para fragmentarse en partes más pequeñas y estas partículas terminan en el mar o en los ríos; además no es posible reciclarlas, proponer estas bolsas como un reemplazo transmitiría el mensaje errado de que este tipo de bolsas no contaminan y, por lo tanto, no es necesario reducir su uso.

Las bolsas a base de biopolímeros como maíz, yuca, papa, entre otros materiales; si bien generan menos contaminación, utilizan mucho más recursos, agua y energía; y emiten mayor carbono para su producción que una bolsa convencional, por lo que no es sostenible promover su uso como reemplazo a las bolsas convencionales si a la vez no se reduce drásticamente la demanda de bolsas en general.

¿La contaminación por plástico es un problema ambiental?

El problema generado por el uso exceso del plástico es un problema social, no solo de medio ambiente. Debemos pensar que, un bonito o un camarón como un residuo de plástico y eso regresa a nosotros; ello en algún momento puede generar problemas de salud pública.

Necesitamos tener un país con normas, nadie muere por tener menos bolsas; tenemos que dejar de pensar que la gente se va a quedar sin trabajo si se producen menos bolsas; al contrario, es la oportunidad de generar un modelo de economía circular, con procesos de reciclaje y responsabilidad; ello es un cambio de pensamiento y tecnología, al final, vamos a terminar ganando todos.

¿Podemos consumir menos plástico?

Por ejemplo, en la farmacia, recibimos bolsas más pequeñas que un celular, hay una tendencia, y por ello se debe educar al vendedor. Si tenemos una bolsa de plástico, hay que usarla hasta que no dé más; lo ideal es andar con nuestras propias bolsas, de tela, paja, yute; lo principal es reducir su uso.

En este momento lo que se tiene que hacer es ganar tiempo, para eso lo primero es la conciencia pública y políticas públicas y compromisos para que las empresas tengan responsabilidad con lo que producen, algunas embotelladoras tienen cierto porcentaje de sus botellas hechos de plástico que recuperan, y pasa por un proceso responsable. Si una empresa entrega bolsas, debe hacerse responsable por la vida útil de éstas; debe tener instrucciones de qué hacer con la bolsa y dónde llevarla. Los súper mercados deben tener espacios para que la gente pueda reciclar.

Las compañías deben crear condiciones para que sus bolsas y residuos sean procesadas; y no solo con las bolsas, sino también con los empaques de tecnopor, globos, cañitas; todo eso tarde o temprano acaba en el mar.

Los alimentos que vienen en tecnopor y envueltos encima con plástico, son dañinos porque muchas veces estos plásticos no reúnen las condiciones para estar en contacto con alimentos; estos pueden transferir residuos y en algún momento generar problemas de salud.

Al final, la solución es un cambio de hábitos para reducir el consumo de plásticos de un solo uso.